Era un día brillante y soleado, en la aldea. Un perro caminaba por la carnicería y olía las carnes en la ventana. El carnicero, alegre, salió de la puerta de la tienda y sonrió al perro. Él, era un hombre amable, por eso llamó al perro.
“¡Espera aquí!" él dijo. “Tengo algo para un perro hambriento como tú.” Él regresó con un hueso grande, que aún tenía algo de carne y lo echó al perro.
El perro, muy alegre de su buena fortuna, cogió el hueso en su boca y corrió a lo largo de la calle, fuera de la aldea y llegó hasta un estanque. Agarró el hueso, apretadamente, en sus mandíbulas, mientras se acercaba al estanque. Como era un día claro y soleado, el perro pudo ver su reflejo en el agua.
¿Saben lo que es un reflejo? ¡Es lo que ven en el espejo! Algunas veces, el agua puede ser como un espejo, y así lo era para el perro.
¡El perro, no era tan listo y pensó que su propio reflejo, en el estanque, era otro perro con un hueso en su boca! ¡El hueso de ese perro parecía más grande que el suyo! En lugar de estar agradecido, por el hueso que ya tenía, el perro decidió coger el otro hueso. Cuando se acercaba hacia su propio reflejo en el estanque, cayó al agua, soltando el hueso.
“¡Oh, no! ¡El agua es profunda!” él gritó y nadó, desesperadamente, para regresar a la tierra. Su hueso se hundió al fondo del estanque. Cuando regresó a la orilla, el perro se marchó con hambre y tristeza.

Objetivos del plan de la lección
Cognitivo: Los estudiantes entenderán que, es importante estar agradecidos por lo que tenemos. Cuando somos codiciosos e intentamos arrebatar lo que no es de nosotros, estaremos en problemas.Afectivo: Los estudiantes sentirán tristeza por el perro; pero, también, se reirán de la codicia y el infortunio del perro. Ellos, sentirán agradecimiento por lo que ya tienen.Conducta: Los estudiantes volverán a ensayar el cuento. Ellos, se inspirarán en un proyecto de servicio. Ellos dibujarán o escribirán 5 cosas por las cuales están agradecidos.

Sesión de clase 1
Lea el cuento a los niños. Luego, pregunte: “¿Quién fue amable, en el inicio del cuento?” Explique que el carnicero no necesitaba dar el hueso al perro. En cambio, podría haber vendido el hueso. Él fue amable porque podía ver que el perro estaba hambriento y quería hacer feliz al perro.

Pregunte:
  • ¿El perro estuvo feliz al obtener el hueso?
  • ¿Qué iba a hacer él con eso?
  • ¿Qué pasó, por qué cambiaron las cosas?
  • ¿Qué piensan que debería haber hecho el perro, cuando miró que parecía que estaba otro perro con un hueso más grande?”

¡Explique que el perro podría haber recordado a sí mismo que él ya tenía un hueso jugoso! El perro debería haber estado agradecido por lo que él ya tenía. ¡Debido a que él era codicioso, perdió su hueso y se mojó completamente!

Sesión de clase 2
Materiales necesarios:
  • Un espejo grande, suficiente para mirar la cara

Haga que algunos estudiantes sean voluntarios, para actuar en el cuento, utilizando el espejo como el estanque. Ellos pueden poner algo limpio en sus bocas, para representar el hueso.
Pase el espejo, alrededor y haga que los estudiantes miren sus reflejos en el espejo. Explique que el agua no muestra una cara tan clara, como lo hace un espejo. ¿Entienden por qué el perro estaba confundido? Si es posible, puede ser usada una superficie de agua, para mostrarles los reflejos en el agua.
Pregunte a los estudiantes, si les gustaría ser amables, como el carnicero lo era. Pregunte: “¿Podemos pensar en alguna persona, en nuestra comunidad, quien podría necesitar nuestra amabilidad y ayuda?” Esto, puede guiar a una sesión de inspiración por los niños, sobre un proyecto de servicio para aquellos quienes están en necesidad, tal como los ancianos solitarios, gente que está enferma, huérfanos, gente sin casa, etc. Discuta con los estudiantes lo que necesitan aquellas personas. Por ejemplo: los estudiantes podrían hacer tarjetas para los ancianos o entretenerles con canciones. Ellos podrían recoger comida enlatada para un programa local de distribución de alimentos. Cuando decidan un proyecto, haga un plan con ellos de como hacerlo. Recuérdeles que, ellos están mostrando la amabilidad.
Mencione que el perro, en el cuento, no estaba agradecido por lo que tenía. Sugiera: “Vamos a pensar sobre las cosas y la gente en nuestras vidas, por las cuales estamos agradecidos.” Haga trazar a los estudiantes sus manos en un papel y dibujar o escribir, en cada dedo de la mano, una cosa por la cual están muy agradecidos. Explique que siempre que miren o utilicen su mano, pueden recordar estar agradecidos por estas 5 cosas.