Podemos clasificar las relaciones humanas en varios tipos. Dos clases de relaciones fundamentales son verticales y horizontales.
Las relaciones verticales son aquellas entre mayores y menores, como por ejemplo: entre padres e hijos o abuelos y nietos. Fuera del área familiar están las relaciones entre jefe y empleado o profesor y estudiante.

Las relaciones horizontales son aquella que se dan entre miembros, aproximadamente, de la misma edad o posición, como hermanos y hermanas, esposo y esposa, amigos, compañeros de trabajo, vecinos.

En una relación vertical, aquellos en la posición mayor (abuelos, padres, profesores, otros adultos) poseen alguna autoridad sobre aquellos en la posición menor (niños, estudiantes, etc.). Esto no significa que aquellos en la posición mayor son “mejores” que aquellos en la posición menor, o pueden ordenarles de mala forma o maltratarles. Simplemente significa que los mayores tienen más experiencia y sabiduría, y por eso deben ser respetados. También, significa que ellos tienen el deber de guiar a los jóvenes con responsabilidad y consideración.

En las relaciones horizontales, podemos pensar que las personas están, ya sea del lado “derecho”, o del “izquierdo”, pero no sobre nosotros. En otras palabras, son las relaciones con nuestros camaradas o las de mismo nivel. Las relaciones horizontales pueden ser consideradas como de “doble vía”, porque ambas partes están más o menos al mismo nivel y se relacionan de una manera recíproca e igual.

En las relaciones verticales, a menudo, son los mayores quienes dan más a los menores y hacen lo posible para que las relaciones continúen. El deber de los menores es corresponder lo más posible que puedan. Igual que la relación horizontal, la relación vertical es también una calle de “doble vía”, pero se asume que la persona en posición mayor tiene que dar más en la relación, y que el menor tiene que recibir más.

En muchas culturas, se usan palabras especiales o títulos para hacer notar la posición mayor o menor en las relaciones de las personas. Esto ayuda a comprender como deben relacionarse entre ellos.

Algunas relaciones involucran una combinación vertical y horizontal. En algunos grupos podemos ser liderados por un compañero, porque él o ella son más capaces y experimentados que nosotros, como el capitán de deportes o del club de ajedrez. Estas relaciones tienen un orden claro, pero a diferencia del tipo absoluto vertical, pueden cambiar con el tiempo. Podría suceder que en el futuro o en otra área, nosotros tenemos un mayor talento y experiencia, y llegamos a liderar a nuestros compañeros. Reconociendo esto ayuda a ambos lados a tratarse cada uno con mutuo respeto.

También podemos dividir las relaciones en aquellas con las personas que nos agradan y con las que no simpatizamos. Fácilmente nos comunicamos con nuestros amigos y con la gente con la cual sentimos algún vínculo, pero a menudo estamos poco dispuestos a relacionarnos con extraños o con aquellos que desean nuestro mal. Pero a veces, dichas relaciones se transforman en las mejores de todas. En cualquier caso, cada persona merece ser tratada con respeto, incluso aquellos que no conocemos, o no nos agradan.

Will Rogers, humorista americano, era famoso al decir: “Nunca conocí un hombre que no me agradara”. ¿Que piensas que quiso decir? Desde luego, hay siempre muchas razones que podemos encontrar para no apreciar a una persona. Rogers estaba diciendo que también hay muchas razones para apreciar a una persona, si realmente las buscas.

Will Rogers: Filósofo-Vaquro
“Nunca conocí un hombre que no me agradara”

Algunas veces decidimos que no nos agrada la gente, a causa de las primeras impresiones negativas que tal vez no sean certeras. Los estudios han demostrado que lo siguiente son frecuentes equivocaciones hechas al decidir si nos agrada o no alguien.
  • Desigualdad:Tenemos la tendencia a sobreestimar a las personas que son mejores que nosotros, a través de admirarlas. Por ejemplo: si yo soy una persona físicamente débil, podría sobreestimar a alguien que es físicamente fuerte, atrayendo automáticamente a esa persona otras nobles cualidades.
  • Prejuicios personales:Tenemos una elevada opinión de aquellos que son como nosotros y una baja opinión de aquellos que no son como nosotros. Podría no agradarnos alguien de diferente raza, nacionalidad, religión o de diferente área con diferente acento, simplemente porque ellos no son exactamente como nosotros.
  • Impresión externa:A menudo juzgamos a una persona por su apariencia externa. Por ejemplo: nos inclinamos a pensar que una persona con buena apariencia es también gentil, y que una persona fea no es simpática o agradable.

Estas equivocaciones ocurren, debido a que ya tenemos en nuestra mente la idea de la clase de persona con la cual queremos relacionarnos. Cuando conocemos a la gente, las ubicamos dentro de nuestras “reservas”, de imágenes deseadas y basado en las primeras impresiones las juzgamos si encajan o no en una de las descripciones. Sin embargo, mediante estos tipos de “prejuicios”, podemos estar perdiendo a alguien maravilloso y una relación gratificante.

“Las primeras impresiones cuentan” Patty nos cuenta su historia:
“Tuvimos tres horas de viaje para regresar a la escuela. Me estaba volviendo loca al estar sentada a lado de Jasmine, una chica a quien apenas conocía. Enseguida pensé, ‘¿Oh como voy a pasar tres horas junto a esta persona? ¿Qué podríamos tener en común?’. Ella se ve sencilla y torpe.

Finalmente, solo por educación, le pregunté que clase de cosas le gustaba hacer fuera de la escuela; no lo podía creer. Ella era una artista. A mi también me gusta el arte. Continuamos conversando acerca del arte, de la música y del cine que nos gustaba, y las tres horas se fueron rápido. Ella se convirtió en mi nueva mejor amiga”.

La mejor forma para relacionarnos con los demás es la que hizo Will Rogers: Como todo, trata a todos con cortesía y respeto, sin importar quien es él o ella, ya sea que sientas que te agraden o no. Lo que está en la superficie no es la persona completa. Has algo de esfuerzo en la relación, muestra respeto y cortesía, como lo hizo Patty con Jasmine. Puedes descubrir que no existe nadie con cualidades que no te agraden y respetes.

Una Palabra acerca de la Diversidad
Imagínate que estas realizando un dibujo de la naturaleza, pero dispones solo de un crayón café para trazar y pintar. Eso esta bien para el suelo y para los árboles, ¿pero como representarías el cielo? ¿Cómo representarías el agua? ¿Cómo demostrarías los diferentes tipos de flores y aves? Sería mucho mejor si tuvieras diferentes colores de crayones para utilizarlos.

La diversidad hace que las cosas sean más hermosas. La naturaleza es extremadamente diversa, es por eso que es tan hermosa y nos inspira. Hay una abundancia de diferentes especies de animales y plantas.

Los seres humanos también son diversos. Venimos en diferentes colores, con diferentes personalidades y con diferentes antecedentes. A veces, hablamos diferentes idiomas, o tenemos diferentes acentos. Tenemos diferentes gustos en sabores unos de otros. Pero esto no es malo. En vez de mirar a las personas, que son diferentes a ti, en forma negativa, obsérvalas como parte de la riqueza de la diversidad de la naturaleza. Cada persona debe ser apreciada por su unicidad.

Una cosa que usted puede tener en cuenta: no importa cuan diferente pueda ser la otra persona de ti, tienes mucho en común con otros seres humanos.

Ejercicio: “Dos diálogos”
Por favor lee los siguientes diálogos:

Diálogo A
Harry (un estudiante de décimo grado): Hola Jim. ¿Qué pasa? Yo pensé que la prueba de biología del viernes fue muy difícil.
Jim (estudiante de décimo grado): Yo pienso que estaba fácil.
Harry: Jim, tu debes estar loco. Esa prueba estaba muy dura. Yo no tengo todo el día para estudiar, tú lo sabes.
Jim: Tal vez la próxima prueba será más fácil para ti, Harry.
Harry: Si, tal vez. Hey, ¿a dónde vas ahora? ¿Tienes una moneda para una llamada?

Diálogo B
Harry (estudiante de décimo grado): ¿Qué fue Bill? ¿Cómo te va? Yo pensé que la prueba de biología del viernes fue muy difícil.
Bill Morgan (Profesor de biología): Pienso que estaba fácil.
Harry: Bill, tu debes estar loco. Esa prueba estaba muy dura. Yo no tengo todo el día para estudiar, tú lo sabes.
Bill: Tal vez la próxima prueba será más fácil para ti, Harry.
Harry: Si, tal vez. Hey, ¿a dónde vas ahora? ¿Tienes una moneda para una llamada?

Preguntas de Discusión
1- ¿Hay algo equivocado en la forma en la cual Harry habla a su profesor? Nota que es exactamente la misma forma que habla con su amigo.
2- ¿Por qué es importante la forma en la que hablamos?
3- ¿Qué dice a los demás la forma en la que nos expresamos?
4- Si fueras Harry y quisieras decir a tu profesor de biología, que la prueba estaba difícil, ¿cómo lo harías?
5- ¿Piensas que existe un cierto orden en las relaciones –vertical y horizontal–, o debemos tratar a todos con quienes nos comunicamos de igual manera?

Cuestionario para Reflexionar
  1. Explique las características de una relación vertical.
  2. Explique las características de una relación horizontal.
  3. ¿En qué maneras se diferencian?
  4. ¿Por qué piensas que tratamos de evitar a cierta clase de personas?
  5. ¿A qué tipo de personas evitas?
  6. ¿A qué tipo de personas escoges?
  7. ¿Qué significa la frase: “Nunca conocí a un hombre que no me gustará”?
  8. ¿Deberíamos confiar en nuestras primeras impresiones que nos causan las personas?
  9. ¿Hay alguien que conoces que al principio no te agradaba, pero a medida que le conocías eventualmente se volvieron amigos?