Había una familia de ratones que vivía detrás de la pared en una casa. A ellos les gustaba vivir con la gente, porque podían comer las migajas de comida que caían en el suelo, por debajo de la mesa del comedor. ¡De vez en cuando, la familia humana, descuidadamente, dejaba un pedazo de queso o de pan, en la mesa y la familia de ratones tenía un banquete!
Sin embargo, había un gran problema. ¡La familia humana tenía un gato muy grande! ¡Este gato tenía garras peligrosas y afiladas, y un gran apetito por los ratones! ¡Había algunos que se salvaron por los pelos! ¡Un día, uno de los ratones casi se volvió el postre del gato!
¡Él escapó justo a tiempo! Después de eso, la familia de ratones, decidió que necesitan hacer algo, para protegerse a sí mismos. ¡Tuvieron una reunión y pensaron en una gran idea!
“Vamos a atar un collar de cascabel, alrededor del cuello del gato. ¡Siempre que el gato esté cerca, escucharemos el cascabel!” sugirió un ratón. Los otros pensaron, que este era un plan maravilloso. Los ratones, a veces, recogen objetos brillantes. Ellos, ya tenían un cascabel con una cuerda en su casa, que lo habían encontrado y escondido en su ratonera. “¡Perfecto!” dijeron los miembros de la familia de ratones, entusiasmadamente.
“Ahora, ¿quién pondrá el cascabel al gato?” ellos se interrogaron, unos a otros. A los ratones que les tocaba el turno, explicaban el porqué, él o ella, no podían ser los elegidos, para hacer este trabajo peligroso. ¡Ninguno de los ratones tenía la valentía para hacerlo! ¡Por lo tanto, hasta este día, el cascabel permanece detrás de la pared y los miembros de la familia de ratones, siempre, tienen miedo del gato!

Objetivos del plan de la lección
Cognitivo: Los estudiantes entenderán, que ser valientes puede ser muy difícil, pero es muy importante. También, comprenderán algunos de los miedos normales que los niños tienen y aprenderán como ser valientes y enfrentar aquellos miedos.
Afectivo: Los estudiantes serán capaces de expresar sus propios miedos. Se sentirán esperanzados, de que hay una manera de librarse de aquellos miedos.
Conducta: Los estudiantes nombrarán a la gente valiente. Describirán sus miedos. Describirán maneras de manejar el miedo.


Sesión de clase 1
Lea el cuento a los estudiantes o haga, que ellos mismos lo lean. Realice las siguientes preguntas, para revisar la comprensión:
  • ¿Por qué, a la familia de ratones, le gustaba vivir en la casa de la familia humana?
  • ¿Por qué estaban temerosos?
  • ¿Cuál era el plan de ellos, para protegerse del gato?
  • ¿Por qué estaban, aún, temerosos del gato en el final del cuento?

Explique que los ratones no resolvieron su problema del gato, porque ninguno de los ratones tuvo la valentía de poner el cascabel en el gato. Pregunte a los estudiantes, si conocen lo que es la valentía. ¿Qué clase de personas se imaginan, cuando piensan en valentía: soldados, policías, bomberos? ¿Qué tal, alguien quien salta en el agua, para salvar a una persona que se está ahogando? Afirme que todas ellas son personas valientes.
Pregunte a los estudiantes, si piensan que los soldados, policías y bomberos, nunca están temerosos. Explique que ellos si sienten miedo, pero hacen lo que tienen que hacer, de todas maneras. La valentía no significa que no sienten nada de miedo. La valentía significa que hacen lo que tienen que hacer, a pesar del miedo.
Explique que cualquier ratón que “ponga el cascabel al gato” habría estado temeroso. ¡Pero, si él o ella lo hubiera hecho, que ratón héroe, él o ella hubiera sido para los demás ratones! Cada uno, desde entonces, hubiera podido vivir seguro y feliz, sabiendo que en cualquier momento que el gato se acerque, ellos escucharían el cascabel y serían capaces de correr, por seguridad. Eso es lo que son los héroes. Son personas valientes, quienes hacen mejor la vida de todos.

Sesión de clase 2
Recuerde a los estudiantes el cuento de los ratones y el gato. Los ratones no tenían la valentía, para hacer lo que necesitaba ser hecho. Eso significa que tuvieron que seguir siendo miedosos.
Pregunte a los estudiantes qué cosas les hace temerosos. Asienta con la cabeza y diga que muchos niños son temerosos de aquellas, precisas cosas. Explique que está bien ser temeroso, pero no deben permitir que sus miedos les impidan hacer lo que necesita ser hecho.
Mencione que muchos niños y algunos adultos, son temerosos de la oscuridad. Explique que requiere valentía, para librarse de este miedo. Pregunte si algunos estudiantes son temerosos de la oscuridad. Entonces, ¿qué hacen en la noche? ¿Cómo manejan su miedo? Explique que una cosa que pueden hacer para librarse de este miedo, a la oscuridad, es decírselo a alguien, especialmente a sus padres. Luego, pueden hacer un plan, con la ayuda de sus padres. Algunas veces ayuda el hablar sobre recuerdos felices, antes de ir a la cama. Pueden pensar en una canción, para cantar con su madre o padre, a la hora de acostarse, para recordarles no ser temerosos. Pueden pedir a su mamá o papá que les cuente o les lea un cuento bonito, antes de dormir. Algunos niños duermen con una pequeña luz encendida o sus padres dejan la puerta abierta, una apertura, para que los niños puedan ver algo de luz y escuchar las voces de sus padres.
Pregunte a los estudiantes si son temerosos de ponerse en frente de la clase, para hablar o hacer demostraciones e informar. ¿Qué puede hacer un estudiante que es temeroso? Practicar muchas veces en casa ayuda. Informar sobre esto a un maestro o padres puede ayudar. Asegure a los estudiantes, que requiere valentía para ponerse en frente de la clase, cuando están temerosos, pero mientras más lo hacen, menos temerosos estarán. Luego de un tiempo, se habrán acostumbrado. Explique, que muchos miedos se van, cuando hacen las cosas que les asustan, una y otra y otra vez. ¡El miedo, simplemente se agota!
Pida a los estudiantes imaginarse que están en el patio de recreo y que, un estudiante está siendo provocado, por un estudiante mayor. Explique que requiere valentía para hacer algo, al respecto. Explique que los estudiantes, podrían hablar con el maestro, sobre ello. ¡Eso requiere valentía, y es correcto hacerlo!
¡Explique que aprender cómo hacer algo, la primera vez, puede ser espantoso, pero, se perderán de mucha diversión, si no lo intentan! Explique que hacer todas estas cosas, la primera vez, requiere de valentía: nadar, subir una bicicleta, jugar un juego, en donde puede ser golpeado por la pelota y mucho más. Explique que para superar el miedo, necesitan de alguien que les ayude a iniciar, con seguridad. Podría ser un padre, un maestro, un entrenador, un consejero.
Anímeles a recordar el cuento, “Poniendo el cascabel al gato,” cuando estén temerosos de algo. Mientras más se enfrentan a sus miedos, menor será su miedo. ¡No tienen que vivir escondidos, como los pequeños ratones! Son chicos y chicas grandes, volviéndose fuertes y mejores, cada día.