Un día soleado de otoño, las hormigas estaban preparándose para el invierno. Ellas habían cosechado sus granos y estaban colocándolos afuera, en el sol, para que se sequen. Cuando los granos se secaron, al final del día, podían ser almacenados para comerlos durante los meses del frío invierno.
Las hormigas, por supuesto, trabajan muy duro. Y ellas son muy listas, porque ellas, guardan para el futuro. Pronto, los campos estarán congelados y ninguna cosa crecerá en ellos. ¡El guardar la comida, ahora, era como el ahorrar dinero en el banco!
Un día de invierno, un saltamontes hambriento, con su violín bajo una de sus patas, empezó a pedir comida.
“No puedo encontrar comida, en ninguna parte,” él gritó. “¡No ha quedado nada en los campos para comer! ¡Por favor, denme un poco de su comida!”
Las hormigas contestaron: “¿Por qué no planeaste por adelantado y guardaste la comida para los meses de invierno, como nosotras lo hicimos?” El saltamontes, conocido por su violín, dijo: “Estaba muy ocupado, divirtiéndome y haciendo música durante los meses de verano, que no pude hacer otro trabajo en absoluto.”
Las hormigas también conocen cómo divertirse, pero ellas, sabiamente, también conocen que si todo lo que hacen es jugar, morirían de hambre en el invierno.
Afortunadamente para el saltamontes, las hormigas eran amables. Aunque él no merecía la comida, debido a que no trabajó para ello, las hormigas compartieron su comida con él.
“¡La próxima vez, trabaja y luego diviértete!” ellas le dijeron.

Objetivos del plan de la lección
Cognitivo: Los estudiantes entenderán lo que significa ser responsable y trabajar muy duro. Planeando para el futuro, y haciendo, en el tiempo, lo que necesita ser hecho, son formas en que ellos pueden ser responsables. ¡También, ellos llegarán a entender que, la pereza puede meterles en problemas!Afectivo: Los estudiantes sentirán inspiración, para ser como las hormigas, no el saltamontes, en el cuento, responsables y trabajando muy duro.Conducta: Los estudiantes describirán las consecuencias de los quehaceres que no son hechos. Ellos, señalarán las conductas responsables e irresponsables, en una canción. Ellos, practicarán el equilibrio en cosas concretas, para obtener una idea de trabajo y juego en equilibrio.

Sesión de clase 1
Lea el cuento, en alta voz, a los estudiantes. Guíeles a una discusión, a través de hacer preguntas similares a las siguientes:
  • ¿Por qué estaban las hormigas trabajando, tan duro, para estar listas para el invierno?
  • ¿Por qué estaba el saltamontes tan hambriento?
  • ¿Cuál sería la diferencia, al final del cuento, si las hormigas no hubieran dado comida al saltamontes?
  • ¿Qué preferirías ser, hormiga o saltamontes?

Mencione que el saltamontes tuvo mucha diversión, y a todos nosotros nos gusta tener diversión. ¡Pero, si todo lo que hacemos es divertirnos, tendremos problemas, como el saltamontes en el cuento! Todos nosotros tenemos importantes responsabilidades, en casa y en la escuela. ¡Si no las hacemos, vendrán problemas!
Divida el pizarrón por la mitad. Pida a los estudiantes que mencionen tres o cuatro responsabilidades o quehaceres, que sus padres tienen en casa y escríbalas, en el lado izquierdo del pizarrón. Luego, pida que le mencionen tres o cuatro responsabilidades o quehaceres, que ellos tienen en casa, y escríbalos, también, en el lado izquierdo.
En este lado de la línea ponga el título: Quehaceres. Pida que piensen, sobre lo que sucedería si aquellos quehaceres no son realizados. Escriba aquellas consecuencias en el lado derecho del pizarrón. En este lado de la línea ponga el título: Quehaceres no hechos.
  • Quehaceres de los padres:
  • Quehaceres de los hijos:

Luego, pida a los estudiantes mencionar las responsabilidades o quehaceres en la escuela. Primero, haga que mencionen las responsabilidades de la escuela.
  • Quehaceres de la escuela:
  • Quehaceres de los estudiantes:

Termine la lección diciendo: “Vamos a ser como las hormigas en el cuento y hacer todo lo mejor para ser responsables.”

Sesión de clase 2
Materiales necesarios:
  • Pelota de futbol, baloncesto o voleibol
  • Lápices y reglas

Pregunte a los estudiantes, si recuerdan el cuento de las hormigas y el saltamontes. Mencione que, ciertamente, hemos estado aprendiendo que las hormigas son muy duras trabajando y son responsables.
Será muy divertido enseñar, a los niños, la siguiente canción. Es cantada con la melodía: “Cuando Johnny viene de nuevo marchando a casa. ¡Hurra! ¡Hurra!”
Las hormigas van marchando una a una, hurra, hurraLas hormigas van marchando una a una, hurra, hurraLas hormigas van marchando una a unaLa pequeña se detiene para chupar su pulgarY todas fueron marchando hacia la tierraPara librarse de la lluvia, ¡Bum! ¡Bum! ¡Bum!
Las hormigas van marchando dos a dos, hurra, hurraLas hormigas van marchando dos a dos, hurra, hurraLas hormigas van marchando dos a dosLa pequeña se detiene para amarrar su zapatoY todas fueron marchando hacia la tierraPara librarse de la lluvia, ¡Bum! ¡Bum! ¡Bum!
Las hormigas van marchando tres a tres, hurra, hurraLas hormigas van marchando tres a tres, hurra, hurraLas hormigas van marchando tres a tresLa pequeña se detiene para subir un árbolY todas fueron marchando hacia la tierraPara librarse de la lluvia, ¡Bum! ¡Bum! ¡Bum!
Las hormigas van marchando cuatro a cuatro, hurra, hurraLas hormigas van marchando cuatro a cuatro, hurra, hurraLas hormigas van marchando cuatro a cuatroLa pequeña se detiene para cerrar la puertaY todas fueron marchando hacia la tierraPara librarse de la lluvia, ¡Bum! ¡Bum! ¡Bum!
Las hormigas van marchando cinco a cinco, hurra, hurraLas hormigas van marchando cinco a cinco, hurra, hurraLas hormigas van marchando cinco a cincoLa pequeña se detiene para tomar una zambullidaY todas fueron marchando hacia la tierraPara librarse de la lluvia, ¡Bum! ¡Bum! ¡Bum!
Las hormigas van marchando seis a seis, hurra, hurraLas hormigas van marchando seis a seis, hurra, hurraLas hormigas van marchando seis a seisLa pequeña se detiene para recoger palitosY todas fueron marchando hacia la tierraPara librarse de la lluvia, ¡Bum! ¡Bum! ¡Bum!
Las hormigas van marchando siete a siete, hurra, hurraLas hormigas van marchando siete a siete, hurra, hurraLas hormigas van marchando siete a sieteLa pequeña se detiene para orar al cieloY todas fueron marchando hacia la tierraPara librarse de la lluvia, ¡Bum! ¡Bum! ¡Bum!
Las hormigas van marchando ocho a ocho, hurra, hurraLas hormigas van marchando ocho a ocho, hurra, hurraLas hormigas van marchando ocho a ochoLa pequeña se detiene para cerrar la entradaY todas fueron marchando hacia la tierraPara librarse de la lluvia, ¡Bum! ¡Bum! ¡Bum!
Las hormigas van marchando nueve a nueve, hurra, hurraLas hormigas van marchando nueve a nueve, hurra, hurraLas hormigas van marchando nueve a nueveLa pequeña se detiene para ver la horaY todas fueron marchando hacia la tierraPara librarse de la lluvia, ¡Bum! ¡Bum! ¡Bum!
Las hormigas van marchando diez a diez, hurra, hurraLas hormigas van marchando diez a diez, hurra, hurraLas hormigas van marchando diez a diezLa pequeña se detiene para decir “el fin”Y todas fueron marchando hacia la tierraPara librarse de la lluvia, ¡Bum! ¡Bum! ¡Bum!
Pida a los estudiantes que reconozcan las veces, cuando la pequeña hormiga fue responsable y cuando no lo fue. Puede hacer que canten de nuevo y observen atentamente cuando llega la línea “la pequeña” y que griten “¡Si!” o “¡No!” si fue responsable o no y luego, termine el coro.
Explique que, igual como las criaturas jóvenes, la pequeña hormiga quería en ocasiones jugar, como también ser responsable. ¡Ella quería chupar su pulgar, subir un árbol, recoger palitos de madera (un juego), mientras que las hormigas grandes estaban, todas, muy serias en marchar hacia su hormiguero, para librarse de la lluvia! Sin embargo, la pequeña hormiga hizo también algunas cosas responsables: cerró la puerta, cerró la entrada, vio la hora, terminó la canción, etc.
Indique que, en el cuento de las hormigas y el saltamontes, las hormigas, no dijeron al saltamontes que él nunca debe jugar. De hecho, el cuento dice que, las hormigas saben también como tener diversión. Lo que ellas trataban de hacer era, “trabajar y luego jugar.”
¡Explique que la vida debe tener un buen balance, entre mucho trabajo y mucho juego! Mencione el antiguo dicho: “Todo trabajo y no juego hace a Jack un chico monótono”. ¡Al mismo tiempo, todo juego y no trabajo hace a un saltamontes muy hambriento; a menos que pueda encontrar algunas hormigas amigables, eso es así!
Haga que los estudiantes se pongan al lado de sus pupitres y levanten sus manos a sus lados, como las alas del avión.
Ahora, haga que levanten sus pies derechos y se balanceen en su pie izquierdo. Pregunte: “¿Es siempre fácil balancear las cosas? No. Entonces, no es siempre fácil balancear el trabajo y el juego, pero, nosotros podemos aprender a hacerlo, para que trabajemos algo y juguemos algo, juguemos algo y trabajemos algo. Entonces, hacemos nuestro trabajo y también tenemos diversión.”
Haga que los estudiantes traten otros ejercicios de balance, como sentarse en sus pupitres y poner una regla o lápiz en los nudillos de sus puños. Esto debe ser lo bastante fácil para que ellos lo balanceen.
Caminar con sus libros en la cabeza es también un “acto para balancear.” ¡Balanceando una pelota de futbol, baloncesto o voleibol, en sus cabezas, puede ser de mucha diversión!
Explique que para balancear las cosas, ustedes, tienen que moverse un poco a un lado, luego un poco al otro lado hasta que lo dirija correctamente. Así que ellos tienen que trabajar un poco, jugar un poco, trabajar algo más, jugar algo más, hasta que ellos lo dirijan correctamente.